¿Cuánto cuesta un CRM? Tengamos las cosas claras

CRM

La cuestión que nos planteamos es bien sencilla: ¿Cuánto cuesta una solución CRM? Y la respuesta no lo es tanto, pues requiere varias consideraciones a tener en cuenta. En muchas ocasiones los interesados en estas soluciones sólo se fijan en una cosa: el precio de la licencia de usuario.

Cuánto cuesta un CRM

Pero a la hora de valorar cuánto nos cuesta un CRM, no es conveniente limitarse a esa consideración, la verdad. Debemos valorar lo que se conoce como Coste Total de Propiedad (TOC, Total Cost of Ownership) que, en el caso concreto del software, debe incluir el precio de la licencia, la implementación/personalización, el mantenimiento de la licencia y los contratos de soporte.

Por poner un paralelismo, podríamos pensar en la compra de un coche, por ejemplo. Debemos valorar la solidez del fabricante, la red de concesionarios y talleres, las garantías post venta, el precio de las revisiones, el precio del seguro, etc.

EL PRECIO

Disponer del producto es sin duda lo primero de todo. Y aquí ya tenemos una primera decisión que tomar: ¿Compramos una licencia perpetua u optamos por el cómodo pago por uso, normalmente de suscripción mensual/anual? Esta segunda opción no sólo nos libera de ataduras, sino que además podemos ajustar el nº de usuarios conforme a nuestras necesidades reales mes a mes.

Cierto es que cuando se ofertan alquileres mensuales también nos dan la opción de un pago anual más atractivo para asegurar nuestra permanencia por períodos mayores a cambio de cierta rebaja. No deja de ser interesante, porque… ¿quién adoptaría una solución CRM en su empresa para tan sólo unos pocos meses de uso?

ON-PREMISE o CLOUD

Surge otra duda: ¿Nos interesa alojar el CRM en nuestra infraestructura o en la nube? Eso sin duda nos ahorra otra partida más en hardware y en software asociado al servidor en el que iría instalada la herramienta. Afortunadamente, el alquiler siempre va unido al concepto “nube”, por lo que la combinación de opciones algo se simplifica.

Y, pensando en la nube, hay fabricantes que nos obligan a contratar la suya propia (son lentejas, como se suele decir) mientras otros permiten alojar la solución donde uno quiera: en servidores propios, en nube pública o en nube privada.  

VOLUMEN DE DATOS

Centrémonos de nuevo en lo que nos ocupa: el precio del CRM. Un factor no menos importante lo constituye el volumen de datos que vamos a gestionar. Recordemos por un momento que el CRM se convertirá en el centro de nuestras actividades relacionadas con los clientes; debemos registrar en él todas las interacciones (online, telefónicas o presenciales) y toda la documentación pertinente para disponer de esa visión de 360 grados que pretendemos de cada uno de ellos.

¿Qué almacenamiento nos ofrece nuestro proveedor en el caso de la nube? ¿Existen limitaciones relativas a la capacidad de almacenamiento en la nube de tu proveedor CRM? ¿Cuál es el sobrecoste que conlleva superar tal limitación? Cuando buscamos un CRM “cloud” éstas son consideraciones a tener en cuenta.

En el caso de los CRM alojados “on Premise” el límite de almacenamiento viene dado por la capacidad de los servidores propios. El coste adicional será consecuencia de la adquisición de la infraestructura necesaria para dar cabida al volumen de información en continuo crecimiento.

TIEMPO DE USO

Hagamos también un inciso en el tiempo de uso del CRM en nuestra organización. Tenemos que pensar que cuando hagamos la elección, normalmente se hará “para toda la vida”, al menos ese será el propósito a no ser que durante esta nueva “relación conyugal” aparezcan diferencias irreconciliables.

Una de ellas podría ser por ejemplo el hecho de que con ciertas soluciones sea preciso contratar múltiples “nubes” para dar soporte al marketing, las ventas y el servicio al cliente. ¿No será mejor una solución que lo tenga todo integrado en un mismo sitio? Reducirá sin duda la complejidad, los costes de implementación y lo que se conoce como el time-to-market para los usuarios.

SOLUCIÓN ÚNICA O MODULAR

Las soluciones modulares, por otro lado, suelen suponer mayores costes porque hay que sumar el precio de cada módulo, si bien permiten que la aplicación vaya creciendo en la medida que se necesite.

Después de toda esta lista de consideraciones, ¿con qué solución nos quedamos? Desde Intelligence Partner te ayudaremos en tu elección. Sólo tienes que contactar con nosotros.

Me gustaría tener más información