Los equipos de Sistemas, la piedra filosofal del Business Intelligence

Business Intelligence

Datos, datos, datos… El día a día de cualquier empresa genera y acumula tal volumen de ellos (conocido como Big Data) que representa un verdadero filón para el negocio. Las modernas herramientas de Business Intelligence, como la antigua piedra filosofal, convierten esta acumulación de datos de cualquier proceso -interno o externo- en oro o, mejor dicho, la convierten en auténtica información con valor añadido para el negocio.

Para disfrutar de esta enorme ventaja, las empresas han de confiar en sus propios alquimistas: los miembros de su equipo de Sistemas. Son ellos los que darán ese toque único a la solución analítica, haciendo de ella una herramienta fundamental para el éxito del negocio. Y lo darán en cualquiera de las fases del ciclo de vida del software de Business Intelligence:

  • Selección
  • Implantación y Configuración
  • Mantenimiento, Desarrollo y Soporte

El equipo de Sistemas, clave en la selección de la solución de BI

En el mercado actual existen numerosas herramientas de Business Intelligence y entornos para su despliegue: en la nube (como nos gusta en Intelligence Partner), en entornos locales o bien en nubes híbridas.

Los equipos de Sistemas, encabezados por el director informático (CIO), son los que han de orientar a los equipos de dirección en la selección, evaluación y compra de este tipo de soluciones.

En este proceso han de aportar su expertise para señalar los puntos fuertes y debilidades de cada opción, así como sus preferencias considerando factores como la robustez de la herramienta y sus posibilidades de evolución, o las necesidades del negocio y su infraestructura tecnológica.  

Implantación y configuración

Una vez elegida la nueva solución BI, en muy poco tiempo empieza el proceso de implantación, donde los equipos de Sistemas han de colaborar estrechamente con los consultores externos que lo llevarán a cabo. El CIO y los técnicos de sistemas son profundos conocedores del estado tecnológico de la organización, de dónde encontrar los datos y de cuáles son los objetivos que desean alcanzar.

Para conseguir afinar al máximo el software, trabajarán codo a codo sobre los repositorios de información, los accesos a los orígenes de datos, la configuración de los permisos a los diferentes usuarios, etc.

Una vez respondidos todos los requisitos, instalada y configurada la solución BI, es el momento de ponerla en marcha y aprovechar todos sus beneficios.

Mantenimiento, desarrollo y soporte interno

Con la activación y uso diario de la nueva herramienta de Business Intelligence, el equipo de Sistemas se dedicará a una de sus actividades principales: el mantenimiento interno de la herramienta para garantizar en todo momento su correcto funcionamiento. Contar con formación avanzada en el entorno de la solución le ayudará a mejorar el servicio que ofrece al resto de la organización.

La mayoría de las soluciones BI ofrecen completos dashboards para que los técnicos de sistemas puedan realizar, entre otros, procesos como:

  • Control de los indicadores clave de rendimiento
  • Auditorías periódicas del funcionamiento
  • Seguimiento y análisis del rendimiento de los servidores
  • Actualización de los derechos de acceso, permisos de seguridad, etc.

Un punto que merece consideración aparte es el desarrollo interno. Con él nos referimos a la creación de nuevos objetos o elementos (por ejemplo, cubos OLAP) para responder a las constantes necesidades de los directivos: disponer de la información en nuevos formatos, ampliar el alcance del negocio, responder a nuevas normativas legales (GPDR, SEPA, Sarbanes-Oxley, etc.) y mejorar los resultados empresariales, entre otros.

Hemos podido comprobar que el área de Sistemas es una pieza fundamental para el éxito de la solución de Business Intelligence en la empresa. En Intelligence Partner te ayudamos a saber cuál es la que mejor se adapta a tu organización, y colaboramos con tus técnicos para su completa implementación asegurando la máxima seguridad, fiabilidad y estabilidad.

¿Lo vemos juntos?

 

Me gustaría tener más información