Deja que los datos gobiernen tu empresa: una guía para organizaciones data-driven

Business Intelligence

Los datos se han convertido en un auténtico filón para las empresas, pues aportan una nueva perspectiva de su actividad y de las posibilidades de su negocio. Y, aunque siempre han estado ahí, hasta que no ha irrumpido con fuerza el software de Business Intelligence los directivos no han sido plenamente conscientes de toda su potencia. Actualmente, los datos se han convertido en el motor principal de las empresas orientadas al dato, también conocidas como organizaciones data-driven. Si quieres que tu organización evolucione hacia este modelo, es necesario plantearse una profunda transformación, tanto cultural como digital.

organizaciones Data Driven

¿Cómo convertirse en una compañía data-driven?

Partamos de un hecho constatable e irrefutable: los datos generados por las empresas en su gestión diaria y el grado de automatización a partir de ellos han alcanzado unos niveles que poco podríamos imaginar años atrás.

Apenas quedan empresas que gestionen su actividad comercial y de marketing a la vieja usanza. Los datos son la gasolina del motor de herramientas como las soluciones de CRM, de automatización del marketing y de Business Intelligence (como Tableau). Estas herramientas, además, convierten los datos en información con valor añadido. Una cifra para corroborarlo: según la consultora McKinsey, en la actualidad la tecnología basada en datos ya automatiza el 40% de los procesos de ventas.

Para alcanzar este grado de automatización y convertirse en una empresa orientada al dato, no basta con confiar en un software que haga todo el trabajo. Representa un cambio mucho más profundo, que afecta a:

  • La estrategia empresarial. La apuesta por el mundo digital pasa por que los directivos se conciencien de la importancia de sus datos y apuesten por analizarlos en profundidad sacándoles el máximo partido. Si lo hacen, están en la mejor posición para diseñar y poner en marcha una estrategia de negocio mucho más orientada al cliente, proactiva y dinámica que las tradicionales.
  • Los procesos de negocio. La información es poder. Es necesario que al registrar cualquier proceso de negocio se indiquen todos los detalles necesarios, que pueden suponer la diferencia entre el éxito o el fracaso. Los procesos de negocio han de estar orientados a compartir la información entre todos los actores implicados.
  • La cultura de la empresa. La filosofía de la organización ha de potenciar el rol de los empleados, demostrándoles que son piezas imprescindibles. Mediante su actividad diaria, recopilan e introducen un enorme caudal de datos para la empresa; estos datos permiten tomar decisiones de negocio mucho más exitosas. Es fundamental alinear a los empleados con esta nueva filosofía empresarial, basada en compartir el dato y en el impulso de equipos de trabajo multidisciplinares.
  • Las métricas de negocio. Tener la capacidad de recopilar y analizar los datos de la actividad de nuestra empresa nos permite medir el impacto de nuestros esfuerzos. Como afirman desde Tableau, ‘significa comprender qué métricas capturan mejor el impacto acumulativo de sus implementaciones iterativas, prácticas de gobierno, aumento de conjuntos de habilidades analíticas y crecimiento de la comunidad’. Las métricas adecuadas, especialmente para medir los cambios de comportamiento, variarán para cada organización y deben evaluarse en intervalos regulares a medida que evolucionen las prácticas analíticas.
  • La identificación de los datos con valor real. Es el momento de puntualizar nuestra afirmación de que los datos son la nueva gasolina de las empresas. Sí, lo son, pero no todos. Convertirse en una compañía data-driven también conlleva identificar cuáles son los datos con valor real para el negocio y filtrarlos del enorme volumen de información de la empresa (Big Data). Por ello, las empresas están trabajando con nuevos perfiles profesionales (analistas y científicos de datos, por ejemplo) y ejecutivos (el CDO, también conocido como Chief Data Officer).
  • El cumplimiento de las normativas de privacidad y seguridad. Si entre los datos que gestionan las empresas hay datos de carácter personal, es necesario garantizar el cumplimiento de las estrictas normativas legales de privacidad (el GPDR, por ejemplo) en cualquiera de los procesos de negocio empresarial. Además, los repositorios de información (también conocidos como data warehouses) han de estar protegidos con medidas de seguridad avanzadas que impidan accesos indebidos y amenazas externas.

En consecuencia, la evolución hacia una empresa orientada al dato es un proceso global que trasciende el ámbito del software: va desde la estrategia empresarial hasta la filosofía de la organización. Se trata de una transformación que merece la pena llevar a cabo, pues los resultados empresariales se ven pronto.

En Intelligence Partner tenemos amplia experiencia en ayudar a las empresas a convertirse en organizaciones orientadas al dato. Para ello contamos con el mejor aliado: Tableau, una de las soluciones de Business Intelligence líderes del mercado.

Te invitamos a comprobar cómo esta herramienta ayuda a la transformación digital de tu empresa, apoyándose en el poder de la información que tu compañía genera.

¡Atrévete a dar el paso.!


Me gustaría tener más información